Domina las bases del copywriting

vende en tres palabras

   

Llévate mi guía y empieza a

escribir con el método del

Copywriting.

 

ACEPTO, ENTRÉGAME EL REGALO

 

¿Cómo afectan los verbos y adverbios en Copywriting?

 

Imagen de Karolina Grabowska en Pixabay

Si estás iniciando tu labor de Copywriter o si eres tú la persona encargada de escribir y representa la voz de una marca, es seguro que por tu mente surjan dudas cómo…

¿Qué sensación produce ciertas palabras en la persona que lee?

Y una de esas palabras es el verbo.

Los verbos suben a una montaña rusa al cerebro, ese tu cerebro como el mío y la de tu cliente, ama los verbos ¿Por qué? porque le facilita la vida.

Y, puede que no lo comprendas, pero el cerebro lo único que quiere es ahorrar energía y al leer verbos de acción, no necesita pensar mucho o casi nada para ser sincera, solo actúa.

Por eso, el cerebro ama a los verbos

VERBOS

 

 

Un verbo ayuda a tu cliente e inyecta esa palabra que necesita escuchar para realizar una acción.

Además, a ti te va a facilitar la escritura cuando por ejemplo en tu historia de venta necesites escribir textos largos y sientas que la atención va bajando, enciende tu escritura con verbos, esto va a llevar al lector a la situación o al momento que desea o ansía, además logra que el personaje de tu historia (cliente) cobre vida en cada acción que escribes.

Son útiles en casi toda tu escritura, pero brillan más en los siguientes momentos:

  • En los CTA o botones de acción
  • En los titulares de tu página web
  • En post de tu blog o redes sociales
  • Para resaltar los beneficios de tu producto
  • En tu historia

Los verbos son palabras que dan vida

Así es que, debes conocer las  tres funciones principales que cumplen los verbos:

  1. Pone en movimiento al personaje (cliente)
  2. Brinda aclaraciones del personaje (cliente)
  3. Llevan a la acción a un personaje cliente)

Los verbos son palabras engreídas y de gran valor dentro de tu escritura.

ADVERBIOS ¿Los enemigos?

                          Imagen de edmondlafoto en Pixabay

Stephen King, aconseja en su libro “Mientras escribo” que: Si tú como escritor tienes la manía de utilizar adverbios, debes eliminar ese mal hábito porque llevará al infierno a tu escritura.

Así de simple y directo.

Porque si quieres llegar al sentimiento, tocar el lado sensible de tu lector, es mejor evitarlos.

Esto no significa que debas eliminar todos, pero si escribes una oración o frase y el significado pierde fuerza o se siente débil con la presencia de adverbios, entonces es mejor ¡zas! ya sabes…

Por ejemplo:

Ella vio una araña y gritó fuerte (aquí el adverbio fuerte no es necesario, debido a que una persona no grita despacio).

Kingles Amis, un novelista, poeta y crítico Ingles, es tajante con respecto al uso de los adverbios. Cito una frase, fíjate cómo pierde fuerza con la presencia de un adverbio.

Si está usando adverbios, se ha equivocado

Y así, existen escritores famosos que se encuentran en contra de los adverbios y otros a favor. La decisión como siempre es tuya.

Solo tú sabes qué sensación quieres provocar en tu cliente mientras te lee. Por eso, en la edición debes plantearte preguntas, estas palabras ¿Distraen? ¿Hacen perder tiempo? ¿Aburren? ¿Se siente un relleno? o tal vez cause sueño. 

Entonces, te pido que no me creas nada de lo que te digo e investiga tú, pone a prueba tus escritos. Mide tus textos y verás si los adverbios son tus enemigos o no.

Lo que si tienes que elegir son palabras que ayuden a tu cliente, que mantenga su atención, que aporten valor y que mantengan el ritmo adecuado de la conversación.

En resumen que…

Viaje ligero

                                                                                                                                           Bill Moyers

Ahora, cuéntame ¿Qué piensas de todo lo que conversamos hoy? ¿Te fue útil esta información? Me encanta leer tu comentario, así es que escribe que yo responderé a tus dudas.

Gracias por estar aquí, te dejo un cálido abrazo.