Domina las bases del copywriting

vende en tres palabras

   

Llévate mi guía y empieza a

escribir con el método del

Copywriting.

 

ACEPTO, ENTRÉGAME EL REGALO

 

Explota los cinco sentidos para vender en Internet

 

Imagen de Pexels en Pixabay

Entonces pensé, si la naturaleza nos dio cinco sentidos porqué no usarlos todos mientras escribes, y así transmitir tu mensaje de manera más simple y natural.

Los cinco sentidos en la escritura nos ayudan a seducir al cliente, porque consigue que se sienta especial.

Te has preguntado cómo hacen sentir los textos de tu página web a las visitas que llegan.

El cómo se siente tu cliente antes de ingresar a tu sitio web, eso está fuera de tu control.

Lo que debes trabajar es cómo se sentirá dentro de tu web, esa es tu gran responsabilidad, y es una de las razones por la que debes apoyarte en los sentidos, trabajar los textos orientado a despertar esos sentidos para conectar con él o ella de inmediato.  

 

Los cinco sentidos hacen más sensibles los textos

 

Uno de los escritores que admiro, ya que es un genio en despertar los cinco sentidos en sus poemas y en sus libros. Es Pablo Neruda, el poeta chileno.

Él pulsa e inquieta todos los sentidos, no se olvida de ninguno, tienes que leerlo para que lo sientas. Te ayudará a estar alerta.

Vista, tacto, oído, gusto, olfato tienes que convocarlos todos.

¿Cómo lo dices y por qué lo dices?

 

Así es que antes de empezar a escribir, no te complique demasiado en lo que dices. Concéntrate con todas tus fuerzas en el cómo y en por qué lo dices.

El cómo:

Es lo que va a llamar la atención de tu lector, la forma única cómo escribes cada mensaje; tu tono, ritmo, cadencia, etc. Ese será tu sello, tu identidad.

El porqué:

Cada escrito tiene un objetivo, qué responde a qué quieres conseguir con lo que estás escribiendo. Y para lograr justo esto, es que vamos a tocar los sentidos, en todo lo que escribes, si lo usas bien vas a despertar una reacción química deliciosa en la mente de tu cliente.

Cada uno de nosotros tenemos un sentido con el cuál nos comunicamos y nos sentimos más cómodos.

Estrategias para explotar los cinco sentidos

Imagen de SarahRichterArt en Pixabay

  • El primer sentido potente es el visual

La mayoría de las personas somos visuales, entonces si tratas algún punto basado en lo visual, lo imaginario. En qué ves y cómo lo ves, podrás colocar a tu cliente en el medio de ese texto para que forme la imagen en su mente.

Los ojos son en realidad, como una cámara fotográfica y su función consiste en recoger momentos para imprimir recuerdos.

  •  El segundo sentido es el oído

El oído es el más sensible: 

Por lo general somos las mujeres quienes respondemos con predilección a este sentido. Un breve toque sobre lo que escucha, puede hacer cómplice a tu cliente.

En la escritura, hablamos del ritmo cuando adaptamos los textos al oído. Cómo tocas ese sentido para hacer vibrar a tu cliente y no aburrirlo.  Tonos suaves, altos, bajos, juega con el ritmo para que lo lea todo. 

Para lograr el ritmo perfecto, debes conocer de memoria a tu cliente ideal (perdona que sea reiterativa) de lo contrario es imposible que consigas un buen ritmo. 

Si eres mujer y tú cliente es mujer, pues conversa y escribe a tus anchas, ya sabes que tenemos 16 000 palabras que desgastar en el día. Ella los leerá todo, si le das más detalles lo agradecerá (siempre y cuando sea tu cliente ideal.

Pero no abuses, deja espacios, silencios para que ella pueda participar en el diálogo.

Intercala frases cortas y largas, utiliza frases, metáforas, viñetas. En resumen ordena y limpia el texto para que no suene como un chirrido o un grito de desesperación. Tienes que sonar como una melodía que invite a bailar.  

  • Tacto y gusto

Estos dos sentidos carecen de poco protagonismo, aquí tendrías que determinar si tu cliente es kinestésico o no. Si lo es, la fórmula es escribir a tal punto que pueda tocar el producto en su imaginación.

Si le aportas datos que su cerebro pueda validar o le traes al recuerdo algún elemento físico que le recuerde haber tocado alguna vez ese producto.

Son ellos, los varones los que quieren tocar se mueren por tocar, para saber si es verdad tanta promesa. 

  • El Olfato

Es el más fuerte de todos, y va directo al centro de control del cerebro. Un sutil toque en lo que escribes refiriéndote a los olores, el ambiente, aromas, puede hacer que el cliente se enamore, y recuerde de manera inmediata experiencias similares.

Si enciendes bien este sentido, has ganado la batalla, pues llegaste a su emoción.

Ya ves, puedes captar la atención de tu cliente ofreciéndole diversas posibilidades y preferencias. Él lo agradecerá porque le ofreces la posibilidad de penetrar en la lectura, de vivir y sentir. Cuanto más complementes el uso de los sentidos, más rico y variado será lo que escribes y cautivarás mejor a tu cliente ideal.

Nada hay en el cerebro, que no haya pasado antes por los sentidos

Todo lo que hemos visto, tocado, sentido en nuestra piel, u olfateado sin pensarlo, se ha depositado en el sistema neuronal, pero muchas de esas sensaciones se borran con el paso del tiempo.

Aquí la clave está en identificar el sentido que predomina en tu cliente. 

Es por ello, la importancia de usar y entrenar los sentidos a lo largo de la vida, si quieres escribir para vender en internet, para que tus textos conecten con lo más natural que tenemos los seres humanos, los sentidos. 

Hasta aquí llego con el post de hoy, espero rescates la información que conversamos y lo pongas en práctica.

Ahora, te toca a ti ¿ Tienes identificado identificado ese sentido que hace vibrar a tu cliente ideal?

Me encantará leer y responder a tu comentario.

Un abrazo cálido, nos encontramos en breve.